Publicidad

¿Cómo afecta la deflación a la economía?

La deflación es una bajada de los precios de forma generalizada y que se prolonga en el tiempo. Es decir que compraríamos los mismo productos por menos dinero. Caída de los precios de los productos que compran los hogares , por tanto que representan la parte más importa del consumo. Se excluyen caídas de precios temporales o en determinados sectores.

A shopper pushes his caddy down an aisle at a supermarket in Nice

La causa de esta bajada de precios puede ser la disminución de la demanda, como en 1929. Un problema mucho más importante que la deflación en sí. Puede ocasionar un bucle, debido a que las empresas tienen que vender el producto a un precio donde cubran al menos sus costes. Tienen que bajar mucho los precios y al haber un margen muy bajo de beneficio, puede ocasionar problemas en las empresas.

También podemos ver las consecuencias por parte del consumidor. Ya que decide no comprar hoy porque sabe que mañana va a estar más barato. Debido a esto la deflación es tanto la causa como el efecto siguiente, pues la gente decide quedarse el dinero y no gastarlo.

Otra causa de deflación puede ser el exceso de oferta. Es la crisis que hemos tenido desde 2008.

Un descenso de los precios además deteriora a las empresas. Provoca recortes en plantilla y una menos inversión en bienes de equipo. Aumenta la carga real de intereses a los deudores , y los tipos de interés no pueden disminuir de cero, pero los precios siguen bajando. Y esto aumenta el poder adquisisitivo del dinero.

Medidas contra la deflación

Política monetaria. Mediante una disminución del valor del dinero podríamos reactivar la demanda. Se tiene que colocar más dinero y una disminución de la tasa de interés. Esto incentiva el consumo y la inversión. Esto ocasionaría que no fuera tan rentable dejar el dinero en el banco, lo que aumentaría de nuevo la inversión y el consumo.

Política fiscal.  Consiste en un aumento del gasto público, reducción de impuestos y aumento de transferencias. Se compensa la demanda del sector privado con la del público, y esto genera un aumento de empleo. Una reducción de impuestos para aumentar el gasto privado pero disminución del gasto público, lo que podría ocasionar falta de liquidez necesaria para aumentar la demanda.

deflación

Aunque una deflación de precios puede parecer positiva a simple vista, las consecuencias como el despido de trabajadores y cierre de empresas no tardarán en llegar.

Quizás te interese:

 

 

Publicidad