Publicidad

¿Qué es el IGC? | Índice de Garantía de la Competitividad

Con la entrada en vigor de la Ley de la Dexindexación de la economía en 2014 se a proceder a eliminar el conocido IPC (Índice de precios al consumo) y se sustituirá por el IGC o Índice de Garantía de la Competitividad.  Se dejará de aplicar en la actualización de algunos datos como el transporte, agua, energía o sanciones. El objetivo es evitar el efecto inflacionario por la subida general de precios. Se aplicará en los contratos entre privados que lo decidan voluntariamente.

Edificio-INE

Con esta nueva metodología se prevee ahorrar unos 700 millones al año si la inflación supera el 2%. Además nuestra competitividad respecto a la Unión Europea aumentará. El INE presentará este índice con periodicidad mensual, y lo hará junto al IPC.

Como sabemos el IPC es un índice que incluye una cesta con los productos más representativos de la economía.  El IGC tendrá como base el IPC de la Eurozona y se le restará la pérdida de competitividad de otros años desde la entrada en vigor del euro. Además otra de sus peculiaridades es que tendrá un tope del 2%, y un mínimo del 0%.

Este nuevo índice será obligatorio para las Administraciones Públicas, que dejarán de actualizar los precios con el IPC. Lo que se pretende en palabras del Gobierno es ” que los precios del transporte dependedan del combustible, y no de las lavadoras”.  Otro factor a tener en cuenta es que partimos con desventaja a la hora de implantar este nuevo índice. Esto se debe a que no se calculará con nuestra inflación, sino con la de la eurozona, que normalmente es más baja.

cesta

Esta nueva ley no afectará a las pensiones, impuesto ni instrumentos financieros, pero si a los transportes, telecomunicaciones, energía, agua y tasas. Los gastos en bienes y servicios regulados que afectan a los hogares suponen un 3,5% del PIB. Y con una inflación del 2% el ahorro podría ser de 700 millones de euros. En el próximo año, se estima un ahorro de 350 millones, teniendo en cuenta que acabemos el año con una inflación del 1%. En caso de un shock positivo por un aumento de demanda, el empleo podría crecer un 1,05% más con esta nueva medida.

Quizás te interesa:

 

Publicidad